BLOG

Apiñamiento dental

6 diciembre, 2022
El apiñamiento dental es la situación en la que los dientes se encuentran amontonados debido a la falta de espacio del hueso en que se ubican o a un tamaño de dientes mayor de lo normal. Según su grado, existen tres tipos de apiñamiento:. • Leve: igual o menor de 3 milímetros de falta de espacio por arcada. • Moderado: entre 3 y 5 milímetros de falta de espacio por arcada. • Severo: igual o más de 6 milímetros de falta de espacio por arcada. Aunque depende de cada caso y del paciente, el tratamiento más habitual para corregirlo es la ortodoncia.

Bruxismo

6 noviembre, 2022
No es fácil descubrir qué es lo que hace nuestro cuerpo mientras dormimos y no siempre somos conscientes de si sufrimos 𝐛𝐫𝐮𝐱𝐢𝐬𝐦𝐨, ya que es una acción que nuestro cuerpo realiza involuntariamente. No obstante, hay una serie de síntomas que te ayudarán a averiguar si lo padeces y, tras una revisión y diagnóstico, podemos ponerle solución y saber si necesitas una férula de descarga. ¿Tienes molestias cuando masticas? Sí. ¡Ven a visitarnos!. ¿Notas que se te bloquea la mandíbula? Sí. ¡Llámanos!. ¿Tienes dolores de cabeza o de cuello? Sí. ¡Agenda una visita!. ¿Puedes abrir la boca del todo? No. ¡Puede ser urgente, llámanos!. ¿Te molesta el oído? Sí. No sientas dolor, ¡llámanos y te ayudamos!. Si sufres alguno de estos síntomas, llámanos y pide una cita. Evaluaremos tu caso y daremos con la mejor solución para cuidar de tu sonrisa.

Agenesia dental

6 octubre, 2022
¿Sabes lo que es la agenesia dental? La agenesia dental consiste en la ausencia congénita de uno o más dientes, de forma que la persona que la padece no cuenta con toda la dentadura completa. La agenesia puede afectar tanto a la dentición temporal (dientes de leche) como a la dentición definitiva (dientes permanentes), aunque es en esta última donde se produce con mayor frecuencia. ¿Cómo se soluciona?. Una opción es la ortodoncia. Con este tratamiento, se cierran los espacios y se produce un intercambio de “papeles” de las piezas dentales. Si, por ejemplo, faltan los incisivos laterales, se sustituyen por los caninos, buscando siempre un resultado estético y armonioso. En otras ocasiones, debido a las características del paciente, el cierre de espacios no consigue resultados satisfactorios y la estética se ve comprometida, por lo que la colocación de un implante unitario se convierte en la mejor opción. También existe la posibilidad de colocar un puente que rehabilite la zona sin dientes gracias a la colocación de esta prótesis fija.

¿Es necesario extraer siempre las muelas del juicio?

26 septiembre, 2022
En muchas personas, existe la creencia de que es obligatorio quitar las muelas del juicio, también llamadas cordales, una vez que han salido (normalmente entre los 17 y los 24 años). Las muelas del juicio se deben extraer si: . • El espacio es insuficiente, por lo que solamente erupcionan parcialmente. En este caso, la superficie está cubierta por la encía, se forma una bolsa en la que se puede acumular comida y se infecta, ya que no es posible limpiar bien la zona. • El espacio es insuficiente y ni siquiera llegan a salir. En estas ocasiones, los cordales empujan a los dientes que están junto a ellos pudiendo causar caries y malposición dentaria. • Existe dolor e inflamación de las encías cercanas a las muelas del juicio. • Se produce una infección grave como consecuencia de su erupción. • Cuando hay un crecimiento inadecuado y puede provocar el movimiento de piezas dentales de su alrededor. Las muelas del juicio se pueden mantener si: •Tienen el espacio suficiente para salir y no causan problemas.

Riesgos de hacerse un piercing en la boca

26 agosto, 2022
Son numerosos los estudios científicos que han analizado los riesgos que conlleva hacerse un piercing en la boca. Te contamos cuáles son las complicaciones más comunes que están asociadas a este tipo de perforaciones:. Dolor: puede ser temporal o prolongarse durante varios días. Inflamación: suele durar entre 3 o 4 días. Hemorragia: los piercings en la boca tienen tendencia a producir sangrado. Infección: alrededor del 20% de las perforaciones desencadenan en algún tipo de infección. Alergia: los metales o la silicona pueden desencadenar en problemas de alergia. Problemas en las encías: al estar en estrecha relación con el tejido gingival y por el roce continuo que se genera con los movimientos naturales al hablar o comer, es posible que se produzcan problemas en las encías. Sialorrea: la sialorrea es la mayor producción de saliva y puede desencadenarse al colocar un elemento extraño en la boca. Rotura del esmalte dental: el roce constante del piercing con los dientes puede provocar pequeñas fracturas. Al principio son imperceptibles, pero luego pueden aumentar el riesgo de caries y el deterioro de las piezas dentales. Diastemas: la propia presión del piercing sobre los labios puede provocar diastemas (malas posiciones de los dientes). Dificultad en el habla o al tragar: en algunos casos, podría dificultar la pronunciación o la masticación.

Cuatro consejos para prevenir la sensibilidad dental

26 julio, 2022
En verano, es probable que, en ocasiones, hayas notado una extraña y no muy agradable sensación al ingerir alimentos demasiado fríos como helados, granizados o refrescos. Esta sensación se llama sensibilidad dental y se produce cuando los distintos estímulos externos afectan al nervio dental, generando pequeños dolores o molestias transitorias. Por eso, hoy os traemos cuatro consejos para prevenir la sensibilidad dental: Lleva una dieta equilibrada. Alimentos con alto contenido en azúcares influyen en la mayor predisposición a sufrir sensibilidad dental. Intenta consumirlos con moderación. Mantente bien hidratado. Cuando la boca se deshidrata, segrega menos saliva y tiende a infectarse más. Si rechinas tus dientes… visita al dentista. Esta acción desgasta poco a poco tu esmalte dental. Cuida tu higiene bucodental. Cepíllate los dientes tres veces al día (especialmente después de las comidas). Además, utilizar enjuague bucal es una buena opción para complementar el cepillado.

Cuatro consejos para cuidar la salud bucodental de los deportistas.

26 junio, 2022
 Toma agua antes que bebidas energéticas o refrescos azucarados. Además, si necesitas una dosis rápida de energía, prioriza la fruta frente a las barritas energéticas o los geles. Evitarás así la posible aparición de caries.  Si hay riesgo de contacto físico (boxeo, taekwondo…) o posibilidad de caídas (baloncesto, balonmano…), puedes utilizar protectores bucales. Su uso disminuye el riesgo de roturas dentales y lesiones en los maxilares.  Trata de respirar por la nariz. En ocasiones, los esfuerzos físicos prolongados nos llevan a respirar por la boca, disminuyendo así la saliva y dando vía libre a las bacterias.  Utiliza una férula de descarga para liberar tensión… si lo necesitas. Muchos deportistas, especialmente de élite, generan nerviosismo que, en ocasiones, se traduce en rechinamiento de los dientes y presión mandibular. Si padeces bruxismo, te recomendamos utilizar una férula de descarga.

El mejor momento para empezar un tratamiento de ortodoncia

16 mayo, 2022
Hay distintos tipos de tratamientos de ortodoncia:. Preventivo: indicado para niños de 3 a 6 años para eliminar hábitos que influyen en la posición de los dientes.. Interceptivo: de 7 a 11 años, para detectar y prevenir a tiempo determinados problemas de oclusión e impedir que se agraven. Correctivo: el indicado para adolescentes y adultos para corregir la mordida o la posición de los dientes definitivos. Lo ideal es vigilar que la dentadura se desarrolle correctamente desde la infancia. Recomendamos que la primera visita al ortodoncista se haga en torno a los 3 años, con el objetivo de prevenir y controlar la evolución.

Alimentos que dañan tu sonrisa 2

21 abril, 2022
Tal y como vimos en la primera parte, hay alimentos de consumo habitual que pueden estar perjudicando el estado de tu sonrisa. Hoy, te informamos de otros alimentos que también pueden repercutir de forma negativa en tu salud bucodental. . Las bebidas energéticas : El consumo de bebidas energéticas está muy generalizado en la población, ya que nos permite gozar de mayor energía física y mental a lo largo del día. Sin embargo, este tipo de bebidas contienen altas cantidades de azúcar y, además, su carácter ácido daña en gran medida el esmalte dental. Todo ello potencia la aparición de caries y puede llegar a producir sensibilidad dental. Palomitas: Aunque se trate de un snack que pueda parecer completamente inofensivo, lo cierto es que se dan numerosos casos de rotura de piezas dentales a causa de la masticación de los granos duros de maíz que no llegan a abrirse. Además, las cáscaras pueden quedar atrapadas entre los dientes y encías, lo que termina provocando dolor e infecciones. Arándanos, moras o granadas: El consumo de estos frutos no debe eliminarse, ya que son alimentos muy ricos en antioxidantes. No obstante, son también muy ricos en pigmentos, lo que puede terminar manchando las piezas dentales. Además, al tratarse de alimentos ácidos pueden desequilibrar el pH de nuestra boca.

Alimentos que dañan tu sonrisa 1

21 marzo, 2022
𝐇𝐚𝐲 𝐜𝐢𝐞𝐫𝐭𝐨𝐬 𝐚𝐥𝐢𝐦𝐞𝐧𝐭𝐨𝐬 𝐪𝐮𝐞, 𝐩𝐨𝐜𝐨 𝐚 𝐩𝐨𝐜𝐨, 𝐯𝐚𝐧 𝐝𝐚𝐧̃𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐧𝐮𝐞𝐬𝐭𝐫𝐚 𝐬𝐨𝐧𝐫𝐢𝐬𝐚 𝐬𝐢𝐧 𝐪𝐮𝐞 𝐚𝐩𝐞𝐧𝐚𝐬 𝐧𝐨𝐬 𝐝𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐜𝐮𝐞𝐧𝐭𝐚. Por este motivo, hoy te informamos de algunos de los alimentos que deberías intentar reducir o bien limitar para así disfrutar una sonrisa perfecta! . El hielo: Masticar una substancia tan dura y fría como el hielo daña claramente el esmalte, lo que deja los dientes más expuestos y vulnerables. Frutos secos: Los frutos secos pegajosos, al ser de difícil masticación, dejan muchos residuos y azúcares enganchados a nuestros dientes. Caramelos: Suponen un riesgo directo para nuestro estado de salud bucodental. Su carácter pegajoso y los altos contenidos en azúcar dañan considerablemente el esmalte. Snacks crujientes: Tienen un carácter altamente adictivo, y es precisamente eso lo que acentúa sus repercusiones negativas. Al tener un alto contenido en almidón, forman un ácido láctico muy agresivo para la dentadura al contener azúcares y carbohidratos.

SALUD BUCODENTAL EN DEPORTISTAS

22 febrero, 2022
Un buen estado de salud bucodental resulta esencial para gozar de un buen estado de salud general y, aunque no sea habitual hablar de ello, también resulta esencial para el estado físico de los deportistas. En otras ocasiones, ya se ha incidido en las derivaciones en el estado de salud general que provoca un cuidado deficiente de la salud oral -como lo la relación entre la gingivitis y la depresión– y, lo cierto, es que sus repercusiones pueden ir más allá, pudiendo influir negativamente en los resultados de los deportistas. Asimismo, se puede dar la situación a la inversa: existen hábitos o determinados comportamientos en los deportistas que pueden derivar en problemas de salud oral. Fracturas La consecuencia directa más recurrente en la práctica de deporte son las fracturas. De hecho, tal y como afirma el Consejo de Dentistas de España, el 39% de los traumatismos dentales son a causa del deporte. Sea bien por una práctica inadecuada o como resultado de algunos deportes de impacto, lo que está claro es que deben tomarse mayores precauciones que consigan evitar el número de traumatismos dentales durante el deporte. Una solución ideal en estos casos es el uso de protectores bucales. Resulta imprescindible elegir el protector bucal más adecuado en función de las necesidades particulares de cada deportista. En nuestra clínica te asesoraremos acerca del protector que mejor se ajusta a ti y a tu deporte. Caries y erosión dental Otra de las consecuencias que puede darse en el estado de salud oral de los deportistas son la aparición de caries y la erosión dental, provocadas por el incremento de la respiración bucal y las situaciones habituales de estrés que provocan las competiciones. Todo ello produce una clara reducción en la producción de saliva, lo que, juntamente con la toma de bebidas energéticas con alto contenido en azúcar, aumentan claramente el riesgo de erosión del esmalte y la aparición de caries o hipersensibilidad dental. Consecuentemente, la posibilidad de sufrir enfermedades periodontales también se ve acentuada. Bruxismo También resulta recurrente que se den casos de bruxismo en aquellos deportistas que liberan la tensión apretando los dientes, y para evitar el desgaste dentario, puede resultar de nuevo necesario el uso de protectores bucales. Una clara relación Diversos estudios demuestran como ciertas lesiones musculares y articulares están relacionadas con enfermedades infecciosas de la boca. Asimismo, existe una relación directa entre la maloclusión y el dolor muscular o articular; una mala oclusión provoca como tal una mala masticación, lo que genera que la musculatura pueda tensarse. Ello genera dolor muscular, así como una mala posición de la zona cervical, lo que aumenta el riesgo de sufrir lesiones y contracturas. Cada vez más, se comprende en mayor medida la importancia que se cobra el estado de salud bucodental en el rendimiento deportivo, por lo que las visitas periódicas al dentista en deportistas son cada vez más recurrentes. Estas deben ir acompañadas de un cuidado e higiene adecuados, así como del mantenimiento de una dieta sana y equilibrada.

Movilidad dental

11 enero, 2022
Es posible que alguna vez hayas notado tus dientes moverse, así como se movían durante tu infancia. No obstante, entonces era algo completamente natural que indicaba la futura caída de los dientes temporales, pero la movilidad dental durante la adultez puede ser reflejo de que algo no va del todo bien. Esta movilidad de las piezas dentales puede deberse a distintas causas, y resulta imprescindible que acudas a tu dentista para conocer a qué se debe esta alteración y como tratarla. ¿Por qué se da la movilidad dental? La movilidad dental refleja que, en mayor o menor grado, se está dando la destrucción del ligamento periodontal, encargado de fijar el diente dentro de la encía. Esto suele venir dado por infecciones que se localizan en la encía o en las zonas que rodean al diente, y que están producidas por las bacterias que se originan en la placa bacteriana. Cabe decir que, por lo general, los dientes poseen una mínima movilidad fisiológica que no resulta preocupante -mayor en los dientes anteriores que en los posteriores- pero es a partir de cierto límite considerado normal que esta debe ser tratada. ¿Cuáles son los grados? Grado 0: No existe movimiento o bien este es fisiológico. No necesita tratamiento. Grado 1: Existe un desplazamiento horizontal de 0,2 a 1 milímetro. Puede llegar a revertirse a través de un raspado y alisado radicular profesional y un buen mantenimiento de la higiene oral en casa. Grado 2: El desplazamiento horizontal supera 1 milímetro. El tratamiento resulta más extenso, siendo necesario el raspado, pulido, alisado radicular y legrado profundo. Puede también llevarse a cabo una ferulización de los dientes con movilidad a los dientes sanos. Resultará imprescindible un buen mantenimiento de la higiene oral en casa. Grado 3: Hay desplazamiento horizontal junto con desplazamiento vertical. Suele resultar prácticamente imposible devolverle su posición, por lo que lo más habitual es proceder a su extracción. Causas Higiene oral deficiente: La causa más habitual suele relacionarse con una higiene oral deficiente. Al no eliminarse la placa bacteriana, esta se endurece formando el sarro que daña directamente las encías y ya no puede retirarse con el cepillo. El sarro conlleva la aparición de un gran número de bacterias, lo que provoca la infección e hinchazón de las encías que, a la larga, supondrán el aflojamiento de las piezas dentales. Periodontitis: A menudo, la periodontitis, al afectar directamente a las encías, puede venir acompañada de una clara movilidad dental, dada la destrucción de los tejidos que sostienen el diente que provoca esta enfermedad. Esta señal, no obstante, suele darse en las etapas más avanzadas de la periodontitis. Bruxismo: El acto de rechinar los dientes al dormir, combinado con algún problema periodontal derivado, puede terminar ocasionando movilidad dental. Esta se va acentuando progresivamente, puesto que se rechina continuamente. Traumatismo: En caso de haberse sufrido un traumatismo sobre algún tejido dental sano puede provocar que este termine desplazándose hacia una posición más retraída.